miércoles, 18 de abril de 2018

Nikita visita Inglaterra (18 de abril de 1956)


“No te gusta el comunismo. No nos gusta el capitalismo. Solo hay una salida: la coexistencia pacífica”
-Nikita Kruschev –
Por Gabriel Macías Nito
Nació el 17 de abril de 1894, en Kalinovka, tras servir en el ejército zarista en la I Guerra Mundial y de participar en la Revolución Rusa, se unió a los bolcheviques y entró en el Ejército Rojo en 1918 participando en la Revolución. Ya involucrado en la carrera política, avanzó rápidamente en el partido, convirtiéndose en miembro del Comité Central en 1934.

En 1938 fue destinado a Ucrania como primer secretario del PCUS en Ucrania y fue miembro provisional del Politburó del PCUS; se convirtió en miembro pleno en 1939 y también fue destinado al Presidium del Soviet Supremo. Desde estos cargos participó en las purgas estalinistas.

Nikita Serguéievich Kruschev, político soviético, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) desde 1953 hasta 1964, y jefe de gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (1958-1964).
Al día siguiente de su cumpleaños, el 18 de abril de 1956, Nikita Khrushchev comenzó su visita oficial a Gran Bretaña. Los discursos de Nikita, abrían la posibilidad de la paz entre las naciones con sistemas comunistas y capitalistas.

Aquella visita de conoció como “El descongelamiento de Khrushchev”, era el período posterior a los terribles años de  Stalin en 1953. Khrushchev, dio a conocer lo que sería la el programa de derrumbar el mito de Stalin a quien denunció y criticó duramente. El mundo occidental quedó verdaderamente sorprendido con lo que escuchaba del nuevo líder soviético.

La visita de Khrushchev a Gran Bretaña fue el punto de partida de una de muchas que realizó al extranjero para mejorar las relaciones soviéticas con el resto de Europa, América y Asia. Reabrió las relaciones diplomáticas con Yugoslavia, cuyo líder había roto con Stalin, y reconoció la neutralidad permanente de Austria.

Sin embargo, la postura de “descongelamiento” no duró mucho. Las reformas y políticas de Jrushchov a veces estuvieron marcadas por el conflicto con Occidente; la tensión se profundizó con la construcción del Muro de Berlín alrededor de Berlín Occidental en 1961 y llegó a un punto crítico con la Crisis de los Misiles Cubanos al año siguiente.

Este tenso incidente, que vio a las dos superpotencias aparentemente al borde de la guerra nuclear, eventualmente llevó a la caída de Khrushchev y fue despedido como el líder soviético en 1964 cuando Leonid Brezhnev llegó al poder.



martes, 17 de abril de 2018

Tesoros de Troya en Moscú (17 de abril de 1996)


“Los hombres nos cazarán, los dioses nos maldecirán, pero yo te amaré.”
- Paris -
Por Gabriel Macías Nito
La leyenda Troya, fue una de las ciudades más famosas debido a su heroica defensa y el rapto de la bella Helena. El legendario fundador de la ciudad fue Ilus, hijo de Tros, de quien se deriva el nombre de Troya. El hijo y sucesor de Ilus fue Laomedón, que fue asesinado por el héroe Hércules, cuando éste capturó la ciudad. Durante el reinado del hijo de Laomedón, Príamo, tuvo lugar la conocida guerra de Troya, que provocó la captura y destrucción de la ciudad.

Troya que aparece en los poemas épicos de Homero, y se consideró durante largo tiempo que era sólo legendaria, pero en 1870 el arqueólogo alemán Heinrich Schliemann inició las excavaciones que desenterraron la ciudad y una deslumbrante cantidad de accesorios formados de diademas de oro y plata, pulseras, aretes, colgantes, anillos, platos, copas, botones, tazas y frascos de perfume fueron encontrados formando la famosa colección “Tesoros de Troya”.

El 17 de abril de 1996, esta, una de las más sensacionales colecciones de arte fue exhibida en el Museo de Bellas Artes Pushkin en Moscú. Un total de 259 artículos, la muestra cautivó al público con su meticuloso trabajo artesanal y la sofisticada habilidad de un mundo heleno haciendo de esta muestra una de las más concurridas en la Rusia contemporánea.

Durante los años de la Guerra Fría, el gobierno de la Unión Soviética negó cualquier posesión o conocimiento sobre los “Tesoro de Troya. Sin embargo, en 1993, el Museo Pushkin de Moscú aceptó que tenía bajo su resguardo dicha colección.

Aunque se organizó en un tratado con Alemania en junio de 2004, fue bloqueada por la administración del Museo Pushkin. Irina Antonova, la directora del Museo Pushkin desde 1961, dijo: "En mi opinión, tenemos todo el derecho a poseer los objetos. Rusia ha sufrido pérdidas más significativas durante la guerra. Además, no solo adquirimos las exhibiciones de trofeos, sino que también las rescatamos, preservamos y restauramos".

Desde que se descubrió el tesoro, nunca ha dejado de ser la manzana de la discordia de muchos países. Varios expertos alemanes expresaron su descontento por la apertura de la exposición en Rusia, ya que violó los acuerdos alemanes y rusos previos sobre la colaboración de sus esfuerzos en este evento y se negó a agregar la parte alemana de la colección, que era significativamente más rica. Turquía también hace una reclamación, ya que Schliemann originalmente tomó el tesoro de su tierra sin permisos de exportación legales. Para hacer el asunto aún más complejo, Grecia también reclama, ya que era, después de todo, el tesoro griego antiguo.

Lo interesante de dicha exposición, a la par de la extraordinaria y evidente riqueza, es que miles de años después de aquella legendaria batalla, Troya sigue provocando la envidia del mundo. Cuando finalizaba el siglo XX, el que Rusia presentara al público esta colección evidenciaba que, la batalla, hasta este momento fue ganada por los rusos.


lunes, 16 de abril de 2018

Inicia Operación Berlín (16 de abril de 1945)


“En esta guerra los ingleses ponen el tiempo, los americanos el dinero y nosotros la sangre”
- Joseph Stalin -
Por Gabriel Macías Nito
La última y débil esperanza de Hitler, tras meses de asedio en los dos frentes, fue alentada brevemente por el fallecimiento del presidente estadounidense Roosevelt. Creyó que esto provocaría un conflicto entre las potencias occidentales y la URSS, las debilitaría y los alemanes podrían recuperarse. Sin embargo fue todo lo contrario.

El definitivo avance soviético hacia Berlín comenzó el 16 de abril. En lo que se conoce como “Operación Berlín”. El Ejército Rojo había entrado a territorio alemán cuatro días antes y avanzó a gran velocidad hacia la capital del Tercer Reich, se detuvo  temporalmente a sesenta kilómetros de Berlín.

Estos últimos días de la guerra están narrados en la serie épica “Liberación”. Cinco películas realizadas conjuntamente por varios países entre 1968 y 1972. El guion es de Yuri Bondarev y Oscar Kurganov y la dirección de Yuri Ozerov.  La quinta película se titula “La última tormenta”. Es el final de la epopeya, habla de los últimos días de la guerra. Tuvo una audiencia inusitada, ya que se mostró en la Televisión Central de la URSS.

Cuando aquel 16 de abril de 1945 comenzó ofensiva, dos frentes soviéticos atacaron Berlín. Por su parte, un ejército norteamericano tomó Nuremberg el 20 de abril. Cuatro días después los soviéticos cerraron el cerco sobre Berlín.

La operación ofensiva estratégica de Berlín fue una de las últimas operaciones estratégicas de las tropas soviéticas en el frente oriental, determinante la toma definitiva de la ciudad y el final de la Segunda Guerra Mundial. Con la ocupación de Berlín se logró la rendición incondicional de Alemania.

La operación duró 23 días, del 16 de abril al 8 de mayo de 1945, es, junto con la Batalla de Stalingrado, una de las batallas más grandes de la historia de la humanidad. Participaron cerca de tres millones y medio de soldados y se emplearon más de 50.000 armas de fuego y 10.000 tanques.

Mientras todo esto ocurría, Hitler decidió esperar el desenlace final en Berlín, dentro de su bunker, desde donde creía aún podía manipular a los escasos combatientes alemanes que quedaban. La mayor parte de sus colaboradores políticos y militares abandonaron la capital para dirigirse hacia el norte y sur de Alemania, seguramente para no estar al alcance de los soviéticos.

Hitler se suicidó en su búnker de Berlín el 30 de abril. Su último acto oficial importante fue nombrar al almirante Karl Dönitz como sucesor suyo en la jefatura del Estado.

domingo, 15 de abril de 2018

Alla Pugacheva (abril 15 1949)


“Robot, veo tus ojos como en hielo
Me da miedo mostrarme de una manera impredecible.
¿Es posible que en dos mil uno, en el primer año del siglo XXI
serán reemplazados los corazones por transistores?”
- Alla Pugacheva -
Por Gabriel Macías Nito
Cada  frase pronunciada por Pugacheva cuando aparece en público se vuelve tan popular como sus canciones. Siempre es seguida por hordas de periodistas, y cualquier reportero insultado por ella se siente como un cortesano abofeteado por una reina. Todo es parte de la imagen de la zarina del pop ruso, la única estrella soviética que sobrevivió el paso de la URSS a Rusia como una brillante estrella.

Sus canciones fueron criticadas por su vulgaridad, sentimentalismo y erotismo. Esa autenticidad fue lo que le dio la popularidad. Colaboró con los mejores compositores y cantantes de la Unión Soviética, y también interpretó poesía de la poetas prohibidos, todo le está permitido.

La primera canción de Alla Pugacheva, “The Robot”, llegó a los oídos de los soviéticos por medio de las ondas de la radio estatal en 1965 y se convirtió en un éxito rotundo instantáneo. Aquel año, cuando aún estaba en secundaria, dejó la escuela. Sus padres le habían procurado la mejor educación musical posible, Alla estaba lista para convertirse en una gran estrella.

El 15 de abril, la artista más influyente de la Unión Soviética y de Rusia celebra su cumpleaños, Nació en Moscú, URSS. Una mujer que ha cantado toda su vida, dominó la escena de la música pop desde mediados de los 70, ganó ininterrumpidamente el título de mejor cantante hasta 1990. Sobrevivió la complicada transición de su país. Cada año, el país felicita a la Diva.

Pugachova es parte de la historia soviética y de Rusia. La única persona que da continuidad e identidad tanto a quien aún se siente soviético o ruso. Hoy es un icónico ruso, es la cantante soviética más exitosa, en ventas y popularidad.

Tras la caída de la URSS su popularidad no decayó, obtuvo el sobrenombre de “diva emblema” de la Federación Rusa. Alla es la bisagra que une la historia en Rusia.


En 2009 obtuvo la Orden del Mérito por la Patria de III clase, una de las más altas condecoraciones a civiles en su país. Presenta ventas mundiales superiores a 250 millones de discos, ha trabajado en cine y teatro y actualmente sigue en activo y sigue siendo la persona más influyente en la vida cultural y social.

sábado, 14 de abril de 2018

Un campeón de la vida (14 de abril de 1942)



“La primera vez que salté, me llené de una alegría inexpresable”
- Valery Brumel -
Por Gabriel Macías Nito
A los 12 años era un muchacho delgado, de piernas largas y sin valor. Ridiculizado por sus compañeros de clase, con los que incluso llegó a los golpes, en realidad él solo recibía los golpes. 


Un día, cuando llegó a su casa, se desvaneció deliberadamente frente a la puerta, tratando incluso de créelo para sí que aquel golpe le había roto la cara.

Sumido en el dolor adolescente, Valery encontró, la autoestima, la dignidad, la rabia, el odio, e incluso la vanidad. Fue esto lo que le dio la fuerza para comenzar a demostrar que era todo lo contrario a lo que sus compañeros, e incluso su familia pensaba de él.

Comenzó entonces a entrenar, fue a través de la gimnasia, donde se hizo físicamente fuerte, y por la que Valery llegó a la sección de atletismo, sus entrenadores tardaron en comprender el diamante sin pulir que estaba en sus manos. Finalmente, le reconocieron sus dotes atléticas y en 1959 ingresó en el Instituto de Jarkov de Educación Física. 

Tenía 17 años y para creer en sí mismo, antes de ir al Instituto, Valery golpeó a aquel chico de su escuela. Después de aquel evento, entendió que la venganza era banal y que no sería esa la razón para buscar la victoria.
Se trasladó al prestigiado Instituto de Educación física en Lviv, y encontró en el salto de altura su mejor habilidad, poco a poco fue añadiendo una docena de centímetros a su registro personal ante la atenta mirada de sus entrenadores. Muy pronto recibió una llamada a Moscú: le convocaban al campeonato invernal de la URSS donde realizó una destacada competencia.

Apenas comenzaba 1960, y el entrenador del equipo nacional de salto de altura de la URSS, incluyó a Valery Brumel como miembro del equipo nacional para los Juegos Olímpicos de 1960 en Roma, obtuvo la medalla de plata. Continuó compitiendo, estableció su primer récord mundial en enero de 1961.

En 1963 obtiene el título como mejor deportista del año en el mundo y en agosto de 1964, en la justa olímpica de Tokio subió a lo más alto del podio, obtuvo la medalla de oro marcando un record de altura, 2.18 metros. No es exagerado decir que, tras la victoria en tierras japonesas, solo Yuri Gagarin le hacía sombra en popularidad. Continuó dominando las pruebas de salto de altura hasta 1965, donde no perdió ninguna competición.

El 3 de octubre de 1965 la exitosa carrera deportiva de Valery truncó trágicamente al sufrir un brutal accidente de motocicleta que le produjo graves lesiones, destrozándole prácticamente una pierna la cual estuvieron a punto de amputarle. Tras el accidente tuvo que someterse a numerosas operaciones quirúrgicas, su vida estuvo en peligro y finalmente se recuperó, aunque nunca volvió a su nivel competitivo anterior. Pese a ello, siguió intentando volver a la cima, en 1970 saltó 2,06 m.

La historia de superación de aquel deportista soviético, le elevó a la categoría de mito del deporte, se convirtió en leyenda e ídolo de millones alrededor del mundo. Escribió numerosos libros sobre superación. El tres veces reconocido como el mejor atleta del planeta. “El niño de Ucrania” como le llamaban logró no solo establecer récords mundiales en seis ocasiones, ganar los Juegos Olímpicos, pero su victoria más importante fue superar todos los obstáculos que la vida puso ante él. Su espíritu de superación hace que Valery Brumel sea recordado como uno de los mejores ejemplos para el deporte y de amor a la vida.

Valeri Nikoláievich Brúmel nació el 14 de abril de 1942. Falleció el 26 de enero de 2003, a los 60 años de edad, víctima de una grave enfermedad, la cual vivió y soporto con dignidad. Está enterrado en el cementerio Novodévichi, el más famoso de la capital rusa, reservado a las más destacadas personalidades.


viernes, 13 de abril de 2018

El ajedrecista político (13 de abril de 1963)


“Lo que nos suceda en el futuro no depende sólo del pasado, sino de hasta qué punto lo comprendamos”
-Garry Kasparov-
Por Gabriel Macías Nito
En 1975, cuando Kasparov tenía solo doce años, participó en la exhibición simultánea de ajedrez organizada por el Palacio de los Pioneros. Garry jugó con el entonces Campeón Mundial de Ajedrez Anatoly Karpov y logró sacar un empate, pero a la última bocanada se equivocó y perdió. Dentro del mismo torneo, Kasparov jugó con Victor Korchnoy y prácticamente forzó al gran maestro a empatar el marcador.

Garry Kimovich Kasparov, es un gran maestro de ajedrez ruso, ex campeón mundial, escritor y activista político. Es considerado por muchos como el mejor jugador de ajedrez de todos los tiempos. Nació en Bakú, en Azerbaiyán, el 13 de abril de 1963.

Pasaron los años y en 1984 jugó por el título mundial contra el vigente campeón, Anatoli Kárpov. Su primer encuentro fue interrumpido por Florencio Campomanes, presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), después de haber jugado durante seis meses sin decidirse el resultado, pero con Kaspárov en posición de ventaja. El enfrentamiento se repitió en 1985, con victoria final de Kaspárov, que pasó a ser campeón mundial.

En 1997, en lo que se consideró la lucha entre “el hombre y la máquina” Kaspárov resultó vencido por la computadora Deep Blue. Retuvo su título mundial hasta 2000, año en que lo perdió ante su compatriota Vladímir Kramnik. En 2005, después de haber obtenido en España su noveno triunfo en el prestigioso Torneo de Linares, anunció su retirada, comunicando que, a partir de ese momento, se dedicaría a la política, realizando oposición al gobierno ruso de Vladímir Putin.

En septiembre de 2007 contendió a las elecciones y fue vencido, meses después, Kasparov y otros manifestantes fueron detenidos por la policía en una concentración del partido “Otra Rusia” en Moscú. A partir de entonces, el ex ajedrecista comenzó a jugar en la oposición creando el movimiento político de oposición Solidaridad.

Fue arrestado en 2012 mientras realizaba una protesta. Su arresto causó consternación en varias organizaciones de derechos humanos y algunos países en occidente. Kaspárov fue liberado horas después. Desde junio de 2013 Garry Kasparov salió de Rusia y no ha vuelto. En 2014 obtuvo la nacionalidad croata.


jueves, 12 de abril de 2018

Día de la cosmonáutica (12 de abril de 1961)


“«¿VIENES DEL ESPACIO EXTERIOR?», preguntó la anciana. «Ciertamente, sí. Pero no se alarme, soy soviético»"”
 - Yuri Gagarin-
Por Gabriel Macías Nito 
La nave espacial “Vostok-1” consistía en una pequeña cápsula esférica colocada encima de un módulo de instrumentos. El cohete de propulsión alcanzaba los 35 metros de altura, era un sistema del motor de tres etapas. Amarrado a un asiento eyectable iba Yuri Gagarin. La nave fue operada automáticamente, debido a la incertidumbre de cómo reaccionaría el cuerpo humano, tanto física como mentalmente ante unas condiciones completamente desconocidas.

La nave y Gagarin realizaron una sola órbita alrededor de la Tierra a una altitud de 300 metros, en 1 hora y 48 minutos. La Unión Soviética lo había logrado, demostraba que un ser humano podría sobrevivir en el espacio e incluso realizar tareas útiles.

Fue el 12 de abril de 1961, día en el que Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en volar al espacio. Para recordar y conmemorar aquel día, al año siguiente, el Presidium del Soviet Supremo decretó la celebración del Día de la Cosmonáutica, y evidentemente se eligió el día que el hombre salió al espacio.

Originalmente, no se planeó una pomposa recepción para el para el regreso de Gagarin a Moscú. El cosmonauta había aterrizado en la ciudad de Engels, muy alejado de la capital, en una zona que no se había planeado, de ahí fue transportado a Samara y, aunque se habían tomado todas las medidas para hacer la llegada lo más discreta posible, cuando el avión aterrizó, había cientos de personas esperando a su héroe, junto con el autoridades.

Al conocer aquellos detalles, el líder Nikita Jruschov decidió a hacer de aquel evento algo  espectacular y se convirtió en la gran fiesta de la cosmonáutica soviética. Se organizó una  multitudinaria recepción, la gente vitoreaba a Yuri. Iba de pie en un convertible abierto y saludaba a sus compatriotas que, exaltados gritaban su nombre, YURI-YURI. Khrushchev le otorgó el título de Héroe de la Unión Soviética. Aquel año, casi todos los bebés recién nacidos en la Unión Soviética se llamaron Yuri.   

Al año siguiente, el Presidium del Soviet Supremo de la URSS decretó el 12 de abril como día de fiesta. La conmemoración fue sugerida por el segundo cosmonauta soviético Gherman Titov, quien hizo ver al Comité Central lo importante que era dejar marcado para la historia aquel día.

Tan significativa fue para el mundo aquella hazaña, que es el mismo día en el que se celebra el Día Mundial de la Aviación y la Cosmonáutica. La decisión se tomó en la 61ª Conferencia General de la Federación Aeronáutica Internacional, celebrada en noviembre de 1968.

Exactamente veinte años después del primer vuelo espacial tripulado, el 12 de abril de 1981, se lanzó el primer vuelo tripulado bajo el programa estadounidense Space Shuttle. En 2011, en la reunión plenaria especial de la Asamblea General de la ONU, se proclamó oficialmente el 12 de abril el Día Internacional del Vuelo Espacial del Hombre.

miércoles, 11 de abril de 2018

Escudo imperial (11 de abril de 1857)


“No he nacido para un solo rincón. Mi patria es todo el mundo”.
-Séneca-
Por Gabriel Macías Nito 
El águila bicéfala, la pieza central del emblema nacional ruso, fue adoptada por primera vez en el siglo XV por el príncipe  Iván III, después de su matrimonio con la princesa bizantina Sofía Paleólogo. Solía ​​ser el símbolo de estado del último Imperio bizantino, que abarcaba tanto el este como el oeste. Al hacer uso de este simbolismo, Iván dejaba ver las pretensiones que había de hacer ver que Rusia era  el último reducto de los ortodoxos y heredero del Imperio Romano caído dos veces, en 476 por los ostrogodos y en 1453 por los otomanos. Moscú se “convertía en la Tercera Roma”, y toda Rusia heredaba la historia del Imperio romano.

Con los años, el emblema nacional sufrió una serie de transformaciones. En el siglo XVI, el águila adquirió un escudo que representa a San Jorge matando al dragón en su pecho. Finalmente, San Jorge se convirtió en el santo patrón de Moscú. Desde 1654 en adelante, el águila fue representada con un cetro y un orbe en sus garras.

A principios del siglo XIX, no había cánones sobre cómo representar el emblema, y ​​fue entonces que, el 11 de abril de 1857, el emperador ruso  Alejandro II  estableció normas para la representación del escudo nacional del Imperio ruso, que existió sin grandes cambios hasta el inicio del régimen soviético en 1917, y que volvió a utilizarse tras la caída de la URSS en la década de 1990.

En 1918, el gobierno soviético descartó todas las insignias imperiales, reemplazando al águila por el legendario emblema soviético de la hoz y el martillo. Hoy, las coronas imperiales representan la unidad y la soberanía de Rusia. El orbe y el cetro se conservaron, independientemente de las objeciones del Partido Comunista, como los símbolos heráldicos tradicionales del poder y la autoridad.

El emblema moderno de Rusia fue instalado por decreto en 1993, para simbolizar la continuidad de la historia rusa.



martes, 10 de abril de 2018

Lenin (10 de abriel de 1870)

“No se puede hacer una revolución con guantes blancos”
-Lenin-
Por Gabriel Macías Nito
Vivir en Alemania Democrática y entrar en coma en octubre de 1989 no era “la mejor idea”, eso fue lo que le pasó le ocurrió a la madre de Alexander Kerner, Christiane, una mujer que vivía totalmente convencida de los ideales del comunismo. Cuando sale del coma ocho meses después, el muro de Berlín había caído y el comunismo estaba en sus últimos días. Su hijo, preocupado de que la impresión le regresara al coma, ideo toda una historia para hacerle creer que la RDA seguía existiendo, paulatinamente Christiane empieza a darse cuenta que todo había cambiado, cuando vio volando una estatua de Lenin entendió que el comunismo había muerto, todo esto ocurrió en la película alemana, Good Bye, Lenin!

Así como a la protagonista de la película “Adiós a Lenin” le sorprendió el coma y la caída del comunismo, la revolución de febrero sorprendió al zar, y a muchos revolucionarios, incluido Lenin, que había permanecido en el exilio 17 años.

Cuando llegó a la estación de tren de Petrogrado, los guardias de honor estaban en la plataforma para saludarlo. Lenin estaba confundido y le dijo a su esposa: “¡Me arrestarán!”. Cuando se dio cuenta de que no había peligro, pronunció un apasionado discurso en la estación: “¡Salve a la Revolución Socialista!”, Declaró. El derrocamiento del zarismo fue solo el primer paso, Lenin estaba preparando para la gran batalla por el estado social.

Lenin, cuyo verdadero nombre era Vladímir Ilich Uliánov, nació en Simbirsk, el 10 de abril de 1870. El primer incidente que alteró la tranquilidad de su juventud se produjo en 1887, cuando la policía arrestó y ejecutó a su hermano mayor Alexandr por haber participado en una conspiración para asesinar al zar Alejandro III. Lenin se matriculó en la Universidad de Kazán ese mismo año, pero fue expulsado al poco tiempo por participar en actividades revolucionarias radicales y se trasladó a la hacienda de su abuelo, situada en la localidad de Kokushkino, a partir de entonces su vida fue una “eterna revolución”.

Ardiente discípulo de Karl Marx y líder del sector bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, principal dirigente de la Revolución de Octubre de 1917. Político, revolucionario, teórico, espíritu y fundador de las Repúblicas Soviéticas. En 1917 fue nombrado presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo y se convirtió en el primer y máximo dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1922. Sus contribuciones al pensamiento marxista reciben el nombre de leninismo.

Una vez elegido presidente, tomó medidas para consolidar el poder del nuevo Estado soviético. Ideó un programa para el establecimiento del socialismo, su principal interés era defender el poder conseguido por los soviets.

Lenin fue el verdadero teórico de la Revolución Rusa, permitiendo que los bolcheviques alcanzaran la victoria y se mantuvieran en el poder. Sus biógrafos y críticos interpretan su pensamiento de diferentes formas. Mientras que unos aprecian una continuidad entre las ideas de Lenin y las de Stalin, otros hacen hincapié en la Nueva Política Económica, de la que fue partidario en los últimos años de su vida. La mayoría de los estudiosos coinciden en que fue el líder revolucionario más importante de la Europa del siglo XX.

Algunos lo consideran un profeta, otros un tirano; hay quienes lo llaman santo, muchos más: un demonio. Lo cierto es que Lenin jugó un papel enorme en la historia del siglo XX. Él reformó Rusia y tuvo millones de personas inclinadas a su voluntad. Lenin aplicaba las ideas comunistas a la vida real y su “experimento” cambió para siempre la faz del mundo.

Murió en Gorki Léninskiye, Unión Soviética el  21 de enero de 1924.

lunes, 9 de abril de 2018

Estreno de Espartacus (9 de abril de 1968)


“Nadie combate la libertad; a lo sumo combate la libertad de los demás. La libertad ha existido siempre, pero unas veces como privilegio de algunos, otras veces como derecho de todos”
-Karl Marx-
Por Gabriel Macías Nito
Espartaco, fue un desertor del Ejército romano, quien, una vez capturado fue vendido como esclavo a un instructor de gladiadores. Huyó junto con otros gladiadores y se le unieron un gran número de esclavos fugitivos. Enfrentó al gran ejército romano en el sur de Italia y puso en jaque la estabilidad imperial. Marco Licinio Craso persiguió a Espartaco y a sus seguidores hasta destruir al ejército rebelde, durante las Guerras de gladiadores, Roma perdió al menos 100 000 esclavos.

Con el transcurrir del tiempo, Espartaco se convirtió en el símbolo del proletariado y la lucha del oprimido. Marx y Engels en El Manifiesto Comunista trajeron nuevamente a Espartaco a sus textos y sin duda se volvió uno de los personajes más mencionados en la Rusia soviética.

Inspirados en esta historia, el 9 de abril de 1968, el ballet Spartacus, coreografiado por el gran maestro ruso Yury Grigorovich, se estrenó en el Teatro Bolshoi. Reconocido durante cuatro décadas, como uno de los mejores espectáculos artísticos, retrato de excelencia y atletismo.

Como si de una rebelión se tratase, “Espartaco”, ballet icono de la ideología  soviética, fue montado bajo el propio riesgo de la compañía y con una fuerte desaprobación del gobierno. La primera presentación se había realizado años atrás, en 1956, con Leonid Jakobson como coreógrafo, fue muy costoso y en aquel entonces no tuvo éxito por lo que casi cayó en el olvido.

Esta nueva producción fue un éxito instantáneo. La espectacularidad y novedad de las ejecuciones que despojó elementos del ballet clásico le valieron la admiración del público. En una de las escenas, se dejan solos a Espartaco y a Craso en un verdadero duelo de destreza magistral y habilidad atlética.

Con la puesta en escena de Espartaco, el ballet soviético alcanzó una nueva dimensión, en la década de los setenta, se presentaba una vez al mes. Hoy en día, los shows se reducen a uno o dos veces por año, todavía es muy popular, y en las escuelas de danza siempre se busca al nuevo Espartaco, que es sin duda, el personaje más codiciado, el que todo bailarin sueña con llegar a representar.

domingo, 8 de abril de 2018

Adiós bandera imperial (8 de abril de 1918)


“BANDERA, BANDERITA…ya se me olvido señorita.”
-Niño anónimo al que se le olvido la declamación a la bandera-
Por Gabriel Macías Nito 
El 25 de Diciembre de 1991, Mijail Gorbachov pronunciaba un discurso con el cual renunciaba a la presidencia de la URSS y de esta manera se ponía fin a 74 años de comunismo soviético. Aquel día, media hora después del histórico comunicado, la icónica bandera roja de la hoz y el martillo era arriada por última vez del Kremlin.

La bandera soviética, fue, junto con la bandera de Estados Unidos una de las banderas más conocidas durante la época de la Guerra Fría. Determinante para la creación de los diversos estandartes de las repúblicas que conformaban la URSS, estas, eran modificaciones de la bandera nacional.

Antes de que la famosa bandera roja de la hoz y el martillo se izara en el Kremlin a finales de 1923, el 8 de abril de 1918, la histórica bandera tricolor rusa fue reemplazada por la bandera roja, y, en consecuencia, se convirtió en el símbolo de la Unión Soviética durante más de 70 años.

La bandera tricolor, símbolo de la Rusia zarista vivió un largo camino, evolucionando desde el siglo XVII. Se reconoce como “creador oficial” a Pedro el Grande, él mismo determinó el orden de las bandas horizontales y el símbolo de cada color. Blanco: la libertad y la independencia; azul, la Virgen María protege a Rusia y rojo, poder.

Fue el 8 de abril de 1918 que el líder del partido bolchevique Yakov Sverdlov propuso cambiar la bandera tricolor por la bandera roja del ejército y de esta forma se convertiría en la nueva bandera de Rusia, su propuesta fue aprobada por unanimidad.

Al principio, la bandera roja simple tenía las letras RSFSR (República Federativa Socialista Soviética de Rusia) en la esquina superior izquierda, luego se cambió al emblema de la Unión Soviética con un martillo de oro cruzado con una hoz de oro y un cinco estrella roja puntiaguda bordeada de oro en el cantón superior.

A fines de la década de 1980, la histórica bandera tricolor de Rusia volvió a utilizarse, se convirtió en uno de los símbolos de un movimiento en contra de la ideología comunista, y fue ampliamente utilizada durante el llamado “golpe de agosto” contra el gobierno soviético. Después del colapso de la Unión Soviética en 1991, Rusia volvió a adoptar la bandera tricolor, Rojo, Azul y Blanco.

sábado, 7 de abril de 2018

"¿Porque el ruso es ruso?¨" (7 de abril de 1879)


“La gente usa el lenguaje, sin saber cómo se formó, por lo que parece que el lenguaje no es tanto una manifestación de creatividad consciente como un flujo involuntario del espíritu mismo.”
-Gustav Shpet-
Por Gabriel Macías Nito 
En la década de los años veinte, posteriores a la Revolución rusa, surgió un importante número de pensadores rusos. Muchos de ellos, no compartían los ideales bolcheviques y   encontraron refugio en una institución de Moscú llamada Academia Estatal de las Ciencias Artísticas. La GAKhN (Gosudarstvennaia akademiia khudozhestvennykh nauk), era una isla de erudición relativamente independiente, ahí, abiertamente, se llevaban a cabo profundos debates intelectuales. Fue determinante para la continuidad cultural de Rusia, pero dicha aportación se valoró mucho tiempo después.

Gran parte del crédito de GAKhN se debe a Gustav Shpet, miembro desde su creación en 1921 (cuando todavía era conocida como la Academia de Ciencias Artísticas de Rusia. Shpet fue un filósofo, psicólogo, teórico de arte y traductor ucraniano y ruso. Representante de la psicología étnica en busca de “la razón de ser del ruso”.

Sus estudios filosóficos combinaron el análisis de Husserl a la cultura e idiosincrasia rusa y eslava. En la actualidad se reconoce a Shpet como el pensador que llevó la filosofía husserliana, a Rusia, pero fue más allá, la modificó creativamente y, en ocasiones, se expone que Husserl tuvo en Shpet a su gran difusor en el mundo ruso, ucraniano y eslavo.

El planteamiento filosófico desarrollado por Edmund Husserl, asume la tarea de describir el sentido que el mundo tiene para las personas. Ha sido el motor de grandes líneas del pensamiento contemporáneo tales como la Deconstrucción, la Posmodernidad y el Existencialismo. Hoy en día la figura de Gustav Shpet ha cobrado un renovado interés y reconocimiento y se valora de forma determinante su trabajo.

Shpet fue injustamente ejecutado en 1937 junto con cientos de miles de otras víctimas inocentes, en lo que se conoce como “la Gran purga”. Aquella campaña de represión política con la que Stalin eliminó a todos los “saboteadores y contrarrevolucionarios” que estuvieran en contra del comunismo.

Gustav Gustavovich Shpet nació en Kiev, 25 de marzo (7 de abril, del calendario gregoriano) de 1879. Toda su vida pensó y escribió en ruso y para Rusia, hizo importantes aportaciones en la ciencia y la cultura rusa. En sus estudios buscaba no solo la razón de ser de los rusos, sino de todo aquel que tuviera un origen eslavo, fue este planteamiento, tan alejado del comunismo lo que le llevó a la muerte y su obra fue reconocida muchas décadas después.

En la actualidad sus trabajos se republican, lecturas científicas y conferencias se llevan a cabo en su honor, y los psicólogos de las nuevas generaciones, que solo recientemente han aprendido sobre él, le dedican investigaciones históricas y científicas.

Es probable que la verdadera contribución de Shpet a la historia del pensamiento científico no este del todo apreciada. Pero ya no hay duda de que este es un pensador a escala mundial.

Pensamos a partir de lo que nos rodea, hablamos lo que pensamos, somos lo que hablamos

viernes, 6 de abril de 2018

Pogromo de Kishinev (6 de abril de 1903)


“POGROMO (del ruso pogrom, 'devastación'), ataque contra la propiedad o la vida de minorías nacionales, raciales o religiosas, realizado por las multitudes y aprobado o tolerado por las autoridades”.
Por Gabriel Macías Nito
Moldavia es una república exsoviética que tiene una larga historia de dominación exterior, anterior al dominio soviético, estuvo bajo control otomano y austriaco. Al iniciar el siglo XIX los rusos ocuparon la parte oriental y pasó a formar parte del Imperio ruso hasta la Revolución rusa cuando se le integró a la Rumania independiente, pero fue tomada por la URSS 1940. Fue ocupada por las fuerzas alemanas durante la II Guerra Mundial y sufrió muchos daños.

Kishinev, que es en el presente conocida con el nombre de Chisinau es la capital y la ciudad más grande de Moldavia, república independiente tras la caída de la Unión Soviética en 1991.

A comienzos del Siglo XX cerca del 50% de la población de Kishinev era de origen judío, y todo el territorio estaba dominado por el gobierno zarista, la postura frente a sus ciudadanos judíos era claramente antisemita. El Imperio ruso, consideraban a los judíos que habían nacido en aquellos territorios y que vivían allí siglos atrás, como extranjeros no aceptados.

El 6 de abril de 1903, cuando recién iniciaba el siglo XX, la Comunidad Judía de Kishinev sufriría un terrible evento, dos días de violencia callejera que en aquellos días impactaron al mundo y cambiaron el curso de la historia judía.

Los disturbios comenzaron el domingo de Pascua, los rumores de que un cristiano había sido asesinado por judíos se propagaron por la ciudad. Esto desató la furia del pueblo que encolerizados se dirigieron a los barrios judíos y comenzaron a atacar a sus habitantes, incendiaron sus viviendas, destruyeron comercios, cometieron violaciones y matanzas.

Se estima que cerca de 50 personas fueron brutalmente asesinadas, 600 gravemente heridos y una multitud de viviendas primero saqueadas y después completamente destruidas. El sanguinario pogromo de Kishinev tuvo repercusiones importantes en Rusia, sobre todo entre la población civil y principalmente, entre intelectuales artistas y escritores. A pesar de los reclamos mundiales, el gobierno imperial sólo condenó a cinco años de prisión a dos hombres y otros veintidós solo fueron sentenciados por uno o dos años.

El Pogromo de Kishinev fue decisivo para que decenas de miles de judíos de Rusia emigraran a tierras americanas, principalmente a Estados Unidos. Algunos más a Palestina que más tarde se convertiría en el Estado de Israel.

Indirectamente, y antes del Holocausto nazi, este, pogromo fue el evento que consolidó y justificó los ideales sionistas planteados décadas atrás. El sionismo planteaba la creación de un estado para una población judía y la violencia vivida aquellos días en Kishinev evidenciaba la necesidad de un territorio…

…La forma en la que nació en Estado de Israel en 1948 es otra historia.

jueves, 5 de abril de 2018

Batalla en el hielo (5 de abril de 1242)


“Solo los muertos han visto el final de la guerra.”
-Platón-
Por Gabriel Macías Nito
Cuando comenzaba el siglo XIII, invasiones procedentes de las estepas mongolas amenazaron la integridad de Rusia. El gran Gengis Kan había hecho incursiones por el sureste, y para la década de 1240, mientras Rusia se encontraba en las garras de la Horda de Oro tártara-mongol en el oriente, del otro lado, las órdenes teutónicas del Sacro Imperio Romano hacia incursiones para invadir tierras rusas.

Apareció entonces la figura heroica del legendario gobernante ruso Alexander Nevsky que comandó un valiente ejército para defender al pueblo ruso en las fronteras occidentales. El 5 de abril de 1242, en el lago Peipus se libró la famosa “Batalla en el hielo”. Desde tiempo atrás, los representantes de la Orden de Livonia, una rama autónoma báltica de la Orden Teutónica, había visto con muy buenos ojos invadir las ricas tierras rusas.
Los teutones no solo buscaban los beneficios materiales de aquellos parajes, combatían también en lo espiritual, la Iglesia ortodoxa, ya se había escindido de la dirección papal de Roma y buscaban implantar nuevamente el régimen católico. Rusia se debatía bajo los golpes de las legendarias hordas mongolas por un lado y las recias fuerzas teutonas por el otro.

Fue en este crítico escenario que tomó valor del príncipe Alexander, quien ya con anterioridad había mostrado sus habilidades bélicas cuando en 1240 derrotó a los suecos en la desembocadura del río Neva, de ahí que al príncipe le apodaban “Nevsky”.

Llegó entonces aquel 5 de abril, hay poca información sobre cómo se desarrolló la Batalla de Hielo y qué estrategias emplearon los ejércitos. Comúnmente se cree que los cruzados teutones tenían una excelente formación militar. Pero, cuenta la leyenda que, durante el combate caía una fuerte nevada, y los caballeros teutones comenzaron a ceder por el peso que la nieve provocaba a sus armaduras. Leyenda o realidad, lo cierto es que tras esta batalla, la amenaza teutona en las fronteras occidentales cedió por muchos años.

En la época soviética, esta batalla salió de los anales de la historia y fue utilizada por la propaganda, hicieron ver al gran Alexander Nevsky como un férreo defensor de la invasión católica y occidental y de como Rusia había dominado a los pueblos bálticos, que estaban bajo control soviético.

En 1938, el gran director de cine ruso  Sergey Eisenstein  filmó la película Alexander Nevsky, que mostraba la gloria militar del gran príncipe. En 1725 fue instituida la condecoración “Orden Alexander Nevsky”, abolida en 1917 y revivida por el gobierno soviético en 1942.

El 5 de abril se considera uno de los días de la gloria militar de Rusia.

miércoles, 4 de abril de 2018

Fundación de Moscú (4 de abril de 1147)


“MOSCÚ, del ruso Mockba. Lexema «mosk» (húmedo o pantanoso y el afijo «va» (dentro). Sobre el pantano o un lugar húmedo.
Por Gabriel Macías Nito
Moscú, tras la Revolución Rusa de 1917, se convirtió en la capital de la Unión Soviética y posteriormente en la capital de la Federación rusa tras la caída de la URSS en 1991. Es la ciudad más importante de Rusia, situada a orillas del río Moscova, que le da origen al nombre. Ha sido considerada siempre la 'Santa Madre' de los rusos y el núcleo económico, político y cultural de Rusia.

El ferrocarril y un buen número de líneas aéreas, procedentes de todos los confines de Rusia, los Estados surgidos tras la desintegración de la URSS y del mundo, convergen en esta gran ciudad. Sus vías fluviales navegables, como el canal de Moscú, el río Moscova y el canal Volga-Don, hacen accesibles las áreas portuarias a los barcos procedentes de los mares Báltico, Blanco, Caspio y de Azov.

No se conoce la edad de Moscú, se han encontrado restos de asentamientos en la zona de hasta 8 mil años antes de Cristo. Los eslavos se establecieron hacia finales del primer milenio antes de Cristo. Se desarrolló durante siglos, y para la temprana Edad Media ya existía un asentamiento protegido por una muralla y un foso.

La primera mención histórica, y la que es utilizada para establecer la fundación de la ciudad, se remonta a las crónica de Néstor, fuente fundamental para la interpretación de la historia de los eslavos orientales. En estos “cuentos” se establece que la hoy capital rusa tuvo su primer día de existencia el viernes 4 de abril de 1147, cuando el príncipe Yuri Dolgorukij reunió en esta población a sus amigos y aliados. A partir de entonces, comenzó a crear el gran ducado de Moscú. En la ciudad se construyeron nuevas fortificaciones de madera y la ciudad creció considerablemente. 

Durante el reinado del gran duque Iván III el Grande (1462-1505), el cual unificó los principados rusos, Moscú se transformó en la capital política. En 1712, durante casi dos siglos, la sede del gobierno del Imperio ruso se trasladó de Moscú a San Petersburgo.
Después de los acontecimientos revolucionarios de principios del siglo XX, Moscú recupera el estatus de la capital. El siglo XXI le ha llevado a transformaciones y cambios a menudo incómodos y controvertidos. Pero la Moscú moderna sigue siendo uno de los grandes símbolos de Rusia, uniendo el heroico pasado y su gran futuro.

Es en Moscú, en el estadio Luzhniki, que albergó los Juegos Olímpicos de 1980, la final de la Liga de Campeones en 2008 y los Mundiales de atletismo de 2013, donde el próximo 14 de junio dará inicio el mundial de futbol 2018. Rusia, el anfitrión pateará por primera vez el balón el 14 de junio ante la selección saudita.

martes, 3 de abril de 2018

"El juego que nunca existió" (3 de abril de 1975)


“Ningún gran genio se dio sin una mezcla de locura.
- Séneca-
Por Gabriel Macías Nito 
La Segunda Guerra Mundial, concluyó sin un claro ganador y a partir de entonces se establecieron los bloques contendientes, Norteamericanos contra soviéticos. Comenzaron 45 años de tensión, espionaje, carrera espacial, etcétera.

El deporte también fue “campo de batalla”, los Juegos olímpicos eran uno de los mejores momentos para mostrarle al mundo quien era más poderoso. Fue en el mundo del deporte, en el que el ajedrez también formó parte de la Guerra Fría.

Los grandes ajedrecistas soviéticos tenían frente a ellos uno de los mayores retos, se encontraba en el bando norteamericano, era Bobby Fischer. En 1972, se habían enfrentado en Islandia Boris Spassky y Bobby Fischer, y este último se convirtió en el primer campeón mundial estadounidense, quitando el título de invictos a los grandes ajedrecistas soviéticos.

El triunfo norteamericano fue muy doloroso para la orgullosa Unión Soviética, y la derrota se volvió una vergonzosa y significativa ofensa en medio de la Guerra Fría. La dominación soviética del ajedrez por más de un siglo se hizo añicos, al igual que su prestigio. La Unión Soviética estaba decidida a volver a la cima del deporte ciencia.

Dolidos los soviéticos prepararon un par de años al contrincante de Fisher y llegó el día de la revancha, el 3 de abril de 1975, aquel día se conoce como el día de “El juego que nunca existió". Se enfrentaban, quien para entonces ya estaba reconocido como el gran genio, Maestro americano y campeón mundial, Bobby Fischer contra Anatoli Kárpov.

La sede fue Filipinas, había cinco millones de dólares para el vencedor. Karpov, tenía 23 años y era una joven promesa, estaba emocionado de jugar contra el oponente más famoso, sin embargo. Bobby Fischer, había presentado una lista de sus requisitos para el próximo partido. Muchos de estos requisitos contradecían las reglas tradicionales del ajedrez. Entre las solicitudes que Fischer había hecho estaba el partido fuera calificado como profesional, sabía que el Deporte Soviético prohibía cualquier actividad deportiva profesional.

En un principio, los expertos creyeron Fischer estaba poniendo pretextos pues temía a su joven oponente, la realidad, se conoció después, Fischer había comenzado a caer en una espiral que paulatinamente lo llevó casi a la locura.

La Federación Mundial de Ajedrez, indignada, respondió a Fischer rechazando sus solicitudes. Por lo que Bobby, aquel día no se presentó, envió un comunicado en el que explicaba que había decidido no asistir y que renunciaba al título. La Federación de ajedrez no registró ninguna violación, y, ante la negativa de Fischer a participar, el título se le otorgó a Karpov que se convirtió en el primer campeón de la historia en ganar si mover una sola pieza en el tablero.

En 1992, aceptó enfrentarse de nuevo a Spassky, en una serie de partidas de revancha, sin carácter oficial, organizadas por un particular. La sede era Belgrado, y en el clima de la guerra de los Balcanes de los años noventa, el gobierno norteamericano prohibió aquel evento ya que violaba sanciones internacionales impuestas a la antigua Yugoslavia. Se cursó una orden para la detención de Fischer que desde entonces vivió en paradero desconocido hasta julio de 2004, cuando fue detenido en el aeropuerto de Tokio en un estado casi deplorable, lejos de su apostura de años atrás, su aspecto era el de un vagabundo, andrajoso y descuidado.

Estados Unidos reclamó su extradición, finalmente no satisfecha por las autoridades japonesas, que, en marzo de 2005, aceptaron el traslado del ajedrecista a Islandia, donde gozaba de una gran popularidad desde aquel histórico triunfo en los años setenta sobre Spassky. Fischer falleció en la capital islandesa, Reykjavík, el 17 de enero de 2008.

Aquel 3 de abril de 1975, Fischer no solo perdió el título, también comenzó para él un camino descendente que lo llevó a periodos en los que inclusive perdió la cordura. Se retiró de los torneo y no volvió a competir.